CONOCEME MEJOR

Un poco sobre sobre mis alas y sobre cómo he llegado hasta aquí.

Hola!! Me llamo Belén Seoane Crespo.

Quienes me conocen dicen de mí que soy divertida, entusiasta, tenaz, honesta y creativa. A mi me gusta definirme como una buscadora de sonrisas, impulsora de cambios, conquistadora de sueños y apasionada por la vida. Si te hablo un poco sobre mis alas, te cuento que no concibo la vida sin risa, sin objetivos, sin evolución y vibro con las palabras amor, libertad, posible y gracias.

Siendo bien pequeña, sorprendía de mí en el resto la fuerte necesidad que sentía de contribuir con lo mucho o poco, pero lo mejor de mí, a mi entorno, la sociedad y al mundo. Pronto me enamoré de todo lo relacionado con el desarrollo personal, con lo humano y todas aquellas experiencias artísticas y creativas que me permitan sentir y expresarme desde lo más profundo y auténtico de mi ser, desde la niña sensible que hay en mi interior y a la que le encanta reír, jugar y soñar. Mi curiosidad, mi inconformismo y mi forma de entender la vida en constante cambio, me han llevado a ir formándome en todo aquello que me inquieta. Así, he ido creándome a mi misma tanto personal como profesionalmente, ambas esferas son plumas de las mismas alas, de quien soy en realidad.

Llevo más de 10 años disfrutando de una de mis pasiones, trabajar acompañando a personas en sus diferentes procesos de vida. Me formé como Educadora Social y Experta en Intervención con infancia y familia en riesgo en la UNED. Por ese tiempo, mi inquietud me llevó a formarme como Especialista en Enfoque de Género en la UBU y en intervención para el Empoderamiento de Mujeres, sin duda formaciones que han marcado mi vida. Tras un momento de inflexión, de necesidad de cambio a nivel profesional y siguiendo mis pasiones e instintos me formé como Experta en Inteligencia Emocional en la UNIR, como Risoterapeuta y como Coach, una mezcla entre formación y experiencia que ha terminado de transformarme y convertirme en lo que hasta ahora soy.

Te confieso que a lo largo de mi historia me he perdido y encontrado en más de una ocasión, pero gracias a eso, ahora mis alas son más fuertes y vuelan más alto. He aprendido entre otras muchas cosas, a amar de una manera más libre y amorosa y a tener relaciones más saludables. A ser yo misma en cualquier situación, a actuar a pesar del miedo, a dejar a un lado el perfeccionismo y la exigencia, a no hacer las cosas por complacer a las demás personas y colocarme en el centro de mi vida. 

 

Algo muy importante para mí ha sido tomar conciencia de que tengo unas poderosas alas que cuidar y admirar porque solo con ellas puedo volar lejos y disfrutar del vuelo, que soy yo quien las crea poco a poco y quien dirige su vuelo. Con el tiempo surgen plumas nuevas, me ocupo de aquellas que necesitan algún retoque y me encargo de retirar aquellas que ya no necesito y limitan mi vuelo. Cada día conozco más y mejor mis alas y estoy totalmente convencida de que tú tienes también las tuyas.

Ahora estoy implicada en un apasionante vuelo, este proyecto llamado Alas Propias, que nace desde el profundo deseo de llevar la Inteligencia Emocional y la Risa al mundo y de que tú, si quieres, descubras la hermosura y potencial de tus alas y emprendas el vuelo hacia tu felicidad