Acaba con tu saboteadora interna

Si, ya sabes de quién te estoy hablando, ¿verdad? Por si las moscas te daré unas pistas que harán que la reconozcas rápidamente: «Es culpa mía», «soy un desastre», «todo lo hago mal», «qué tonta soy», «no puedo», «no me va a salir», «es imposible», «no sé», «para eso no valgo», «seguro que…», «le caigo mal», «¿y si….?», «lo dice por mí», «¡ya le vale!», «tendrías que haber dicho»… «van a pensar que…», «no les voy a gustar», «dónde voy yo si…»,»qué idiota», «me queda fatal», «con esta nariz…» ¿A qué ahora si sabes de quién te hablo? Efectivamente, te estoy hablando de tu crítica interior. Esa saboteadora mental que aparece para decirnos lindezas de este tipo, te anima a no ir a por tus objetivos y de paso perjudica tu autoestima, tu salud y tu bienestar. Por todo esto es muy importante trabajar nuestro diálogo interno y hoy te doy algunos recursos para que puedas empezar a hacerlo.

Relacionado con las emociones, la autoestima, el bienestar y la salud

La mente no para, ni dormida deja de llover ese aluvión de pensamientos y no siempre éstos están relacionados con la planificación del día o tus quehaceres diarios. De hecho, todas las personas tenemos una voz interna a la que le gusta juzgarlo todo y le encanta rumiar. Una voz con sus ideales e ideas de perfección y frecuentemente negativa, contraproducente y muy exigente con la que muchas veces (nos) criticamos, auto-boicoteamos, auto-castigamos, infravaloramos y empequeñecemos. O mejor dicho voces internas porque estoy convencida de que identificas más de una.

El dialogo interno define el concepto que tienes de ti como persona y va moldeando tus creencias, lo que quiere decir que realmente poco a poco nos vamos convirtiendo en quien creemos y nos decimos que somos. Lógicamente, cuanto peor nos tratamos y cuanto más negativo es ese diálogo, más negativo es nuestro estado de ánimo, más incapaces nos sentimos, más se bloquea nuestra acción y más se daña nuestra autoestima.

acaba-con-tu-saboteadora-interna

Recursos para trabajar nuestro diálogo interno

Saboteadora interna. Acaba con tu saboteadora interna

Identifícalo: Sal del piloto automático y vete a cazarlo. La mayoría de las veces no somos conscientes de qué, cómo y cuánto nos decimos lo que nos decimos. Se convierte en un hábito que pasa desapercibido así que tendrás que poner atención.

Caza a la crítica: Y no me refiero solo a la voz con la que te criticas a ti, sino a la voz que critica a otras personas. Esa voz crítica con las demás personas también lo es con una misma a pesar de lo que la gente piensa o dice. Prueba. Mejor estado emocional, mejor relación contigo y además con las demás personas.

No le restes importancia: Porque el cerebro no sabe de ironías ni de bromas, al contrario es bastante literal y se cree lo que le dices. Ni más, ni menos.

Modifica el diálogo: Una vez que lo tienes cazado, transforma eso que te dices y te daña o no te ayuda construye otros mensajes más cariñosos y potenciadores. Esa voz a tu favor será tu mejor aliada. No se trata de mentirte ni decirte cosas inalcanzables, ni de convertir lo negativo en positivo. Se trata de, teniendo en cuenta la situación o la realidad, hablarte desde el autocuidado, el amor y la compasión hacia ti, tal y como lo haces con las personas a las que amas.

Trabaja tus creencias: Esa voz puede estar muy instalada y derivar de creencias que mantienes desde hace mucho tiempo.

Son muchos e importantes los beneficios de trabajar en tu diálogo interno y espero que estos recursos te ayuden. Si crees que te vendría bien más apoyo con esto, un proceso de acompañamiento a través de sesiones de coaching puede servirte de ayuda.

¡Ánimo, acaba con tu saboteadora interna! Porque merece la ALEGRÍA. ¿No crees?

¿En qué cosas que te dices te pillas más? ¿Qué es lo que más te cuesta a la hora de trabajar tu diálogo interno? ¿Tienes algún truquillo que te ayuda y que nos pueda servir a las demás? Deja tu comentario y recuerda:

Cuidado con cómo te hablas, te estás escuchando

Deja un comentario