5 Hábitos erróneos en la gestión emocional

A menudo nos encontramos con dificultad para gestionar esas emociones que nos son desagradables. Lejos de regularlas y liberarlas, con frecuencia reaccionamos a ellas con ciertos hábitos que provocan que perduren en el tiempo alargando el sufrimiento y el malestar. Para que puedas mejorar tus habilidades emocionales y cuidar de tu salud, hoy te hablo de 5 hábitos erróneos frecuentes en la gestión de nuestras emociones.

Desde ese momento en el que aparece la emoción y hasta que ésta se libera, se da un proceso que provoca que pasen muchas cosas en nuestro cuerpo, unas veces agradables y otras veces no. Si nos permitimos sentir estas cosas que ocurren en nuestro cuerpo, es decir, si nos permitimos sentir la emoción, favorecemos que ésta se libere y podamos volver a nuestro estado de equilibrio anterior.

Y es que lejos de permitirnos ese proceso interno, lo que en muchas ocasiones hacemos es resistirnos a él. Para ello, lo bloqueamos, lo rechazamos, cortamos, tratamos por todos los medios que suceda o de manera inconsciente, lo que hacemos es acrecentarlo. De esa manera, lo que hacemos es impedir que el proceso natural de la emoción concluya, alargándolo, acumulando emociones no gestionadas en nuestro interior.

Para gestionar nuestras emociones de una manera adecuada y saludable, para liberarlas, necesitamos permitir que la emoción ocurra y permitirnos sentirlas, incluso cuando nos resulte desagradable. Porque cuando nos resistimos, en vez de liberar las emociones, las intensificamos y  perpetuamos.

Pero, ¿qué nos lleva a querer bloquearlas y no permitirnos sentirlas? ¿cuáles son esos hábitos que nos impiden gestionar nuestras emociones? Aquí te dejo 5 hábitos de los que puedes deshacerte para poder mejorar en tus habilidades emocionales.

5 hábitos erróneos

5 Hábitos erróneos frecuentes en la gestión de nuestras emociones.

5 hábitos erróneos

Etiquetar las emociones como positivas o negativas, buenas o malas.

Algo tan habitual como erróneo porque todas las emociones tienen su función y te traen información de gran valor. Con lo cual, si todas son importantes, todas son necesarias. Es cierto. Aunque todas sean necesarias y valiosas, no todas son agradables y placenteras y por eso, las distinguimos de manera más adecuada como agradables o desagradables. Tendemos a rechazar aquello que etiquetamos como malo. Por tanto, si etiquetas la emoción como mala o negativa, tu tendencia sera a bloquearla.

5 hábitos erróneos

Huir de toda sensación que resulte desagradable.

Claro está que a nadie le gusta sentir dolor, tristeza, miedo, rabia, etc. Pero es necesario que tomemos conciencia de que esas emociones, aunque sean incómodas, están ahí, forman parte de nuestra vida y que por más que queramos escapar de ellas no lo conseguiremos. Aceptar que están y que la mejor manera de liberarlas es permitirnos sentirlas y así, escucharlas, aprender de ellas, crecer y fluir con la vida.

5 hábitos erróneos

Centrarnos en tratar de argumentar las emociones con la mente.

Una de las trampas más habituales es darle vueltas y vueltas a la cabeza tratando de argumentar con la mente. Buscar causas, culpables, soluciones, juzgar(nos)… ¿por qué me siento así?, ¿qué ha pasado?, ¿por qué me pasa?, ¿quién tiene la culpa? Darle vueltas al coco y tratar de razonar no te ayudará a escucharlas y liberarlas, lo único que conseguirás es hacer que se active de nuevo el proceso inicial propio de la emoción. Todo comenzará de nuevo e incluso, puede que la intensidad aumente.

5 hábitos erróneos

Querer controlar el proceso propio de la emoción.

Como hemos visto, tratar de controlar el proceso no te ayudará. Cuanto más control quieras ejercer, más lo perpetuarás. La opción adecuada es dejar que lo que es, sea, solo permitir que la sensación sea la que es.

5 hábitos erróneos

Identificarte con ellas y rechazarte por sentirlas.

Grabarte esto a fuego es muy importante: «Tú no eres ni tus emociones, ni tus circunstancias.» No te califiques, te juzgues, ni rechaces por sentirlas. Puede ser que estés pasando por un momento de tu vida en el que estén más presentes emociones desagradables. Sí, puede ser, pero eso no significa nada malo en ti ni en el resto de tu vida. Puede ser que en esos momentos sientas que las emociones te desbordan, pero eso solo indica que debes aprender a gestionarlas, a escucharlas, liberarlas y trascenderlas.

5 hábitos erróneos

¿Te suena alguno de estos hábitos? ¿Hay alguno que cometes de manera más habitual? ¿Qué vas a hacer a partir de ahora?

Para desarrollar nuestras habilidades para la gestión emocional, es más que probable que tengamos que desaprender y aprender. Para poder hacerlo, lo primero es tomar conciencia de lo que sucede en nuestro interior y de lo que hacemos aunque sea de manera inconsciente. Espero que este post te ayude a ello y te sirva para mejorar.

Espero tus comentarios, puedes compartir tus experiencias, dificultades, trucos…

Muchas gracias

Deja un comentario